Valora este artículo
(0 votos)

En el contexto de la emergencia sanitaria y aislamiento social por la pandemia del COVID-19 y en cumplimiento de las normas dictadas por la SUNEDU y el Ministerio de Educación para prevenir el contagio de la enfermedad y seguir garantizando la calidad educativa, la ULADECH Católica implementó mecanismos de adaptación a la educación no presencial para el semestre académico 2020-I, empleando los recursos tecnológicos con accesibilidad virtual para el desarrollo del proceso enseñanza aprendizaje en las asignaturas seleccionadas para su adaptación a educación no presencial.

La Dra. Carmen Gorritti Siappo, Vicerrectora Académica de nuestra universidad nos explica cómo se han seguido los pasos para cumplir con esta adaptación pedagógica.
"En los meses de enero y febrero la universidad culminó la programación académica 2020 para las modalidades de estudios presencial y semipresencial. El cronograma académico vigente en ese entonces enunciaba el inicio de clases el 13 de abril y término el 08 de agosto. Sin embargo, por la emergencia nacional se ha reestructurado para primer ciclo, posgrado y segunda especialidad que ha iniciado sus clases el 4 de mayo y culmina el 29 de agosto.

La matrícula se ha llevado acabo vía online, exonerando del pago por matrícula extemporánea, fraccionando deuda pendiente y permitiendo matrícula con posterior pago de la misma.
En cumplimiento a las disposiciones emitidas por SUNEDU y MINEDU y considerando el estado de emergencia nacional, se conformó una comisión que presentó el Programa de adaptación a la educación no presencial, el cual fue aprobado en Consejo Universitario.

¿Tenían una base los docentes respecto de las herramientas digitales para llevar a cabo la educación no presencial?
Vimos con qué recursos tecnológicos contamos para poder afrontar este aislamiento social y cumplir las indicaciones dadas por SUNEDU y el MINEDU. Una de las fortalezas que tenemos es que nosotros hemos venido siempre trabajando con nuestro entorno virtual de aprendizaje (EVA) que utiliza plataforma MOODLE como herramientas de apoyo en el proceso de enseñanza aprendizaje, es decir las modalidades de estudios presencial y semipresencial que se han desarrollado hasta el año pasado tenían como soporte el aula virtual en nuestro campus virtual.

Todas las asignaturas de pregrado, posgrado y segunda especialidad han contado con su aula virtual como herramienta de aprendizaje. Por ello, un requisito a cumplir por los docentes es la certificación en TIC y la Universidad cada año asegura se cumpla ello.

¿Cómo fue el fortalecimiento en las capacidades pedagógicas para la nueva modalidad de educación no presencial?
Para que nos adaptemos a la educación no presencial tuvimos que capacitar a nuestros docentes en esta modalidad de educación no presencial, porque es diferente, pero algunos ya estábamos formados como tutores virtuales, pero otros no, entonces lo que hemos hecho es desarrollar curso de capacitación a los docentes que este semestre iban a enseñar en asignaturas seleccionadas para adaptarse a la educación no presencial y apoyarlos durante la ejecución académica en mejorar su desempeño como tutores en línea.

¿De qué forma se estableció dictar las clases?
Estratégicamente el semestre académico 2020-I lo hemos dividido en dos bloques, porque como el aislamiento social primero fue de 15 días y luego de otros 15 días más y se decía que gradualmente se iba a permitir la incorporación a la parte presencial entonces lo que hicimos fue, con apoyo de los directores de escuela y los jefes de unidades de servicio académico que son responsables en la gestión académica, hacer una primera selección de un primer grupo de asignaturas para desarrollarse en educación no presencial las que han sido más asignaturas de estudios generales, específicas y casi ninguna de especialidad. Establecimos en un máximo de tres asignaturas por ciclo y regulamos el procedimiento en un instructivo de trabajo de gestión de la calidad.

Cada fase duraría 8 semanas, pero duplicando el horario a fin de cumplir con las 16 semanas establecidas en la ley Universitaria más la semana de aplazados. Esta metodología ha sido adoptada en base a cómo desarrollamos nuestros cursos de verano de nivelación que en dos meses desarrollamos lo que corresponde a 16 semanas.
Esta estrategia la hemos utilizado a fin de que en junio que inicia la segunda fase podamos ver si ya se permitía la incorporación gradual o semipresencial a las aulas universitarias.

¿Y ahora que el gobierno ha ampliado la cuarentena hasta el 30 de junio se han reestructurado algunos criterios?
Como ya se ha dado el mensaje de la prolongación del aislamiento social hasta el 30 de junio, hemos hecho una selección de un segundo grupo de asignaturas a desarrollarse en educación no presencial que se van a iniciar el 8 de junio hasta el 8 de agosto. A la SUNEDU le hemos remitido el formato que ellos nos han brindado para declarar las asignaturas que hemos adaptado a educación no presencial y también hemos declarado que asignaturas hemos reprogramado para el siguiente semestre 2020-2 a desarrollarse de manera presencial, incluyendo las prácticas pre profesionales hasta que se emita una autorización del gobierno sobre incorporación progresiva a las aulas, siempre cuidando la bioseguridad del estudiante. En ese formato también se ha presentado a la SUNEDU las principales medidas adoptadas para esta adaptación de educación no presencial. Entre estas medidas está la capacitación a los docentes en educación no presencial, el acompañamiento a los docentes para poder fortalecer sus competencias en uso de las herramientas TIC, competencias pedagógicas y competencias sociales para educación no presencial. También está el seguimiento a los estudiantes con el apoyo del docente en tutoría y apoyo administrativo a través de call center, defensoría universitaria y un directorio telefónico (abarca directores escuelas profesionales y coordinadores de carrera – filial).

Siendo la educación no presencial una nueva modalidad de enseñanza virtual ¿se han presentado algunos problemas de carácter tecnológico?
Se ha aplicado una encuesta para conocer el porcentaje de estudiantes y docentes que tienen problemas de conectividad, problemas de acceso a equipos tecnológicos y en base a ello se están presentando propuestas de mejoras y así vamos mitigando estas brechas de conectividad. También se han adecuado los sílabos y planes de aprendizaje para educación no presencial, hemos creado aulas virtuales exclusivas para educación no presencial, horarios síncronos que son encuentros virtuales en tiempo real de los docentes con los estudiantes y comunicación asíncrona, a través de foros, de mensajería interna donde el docente retroalimenta y motiva a los estudiantes en el logro del aprendizaje esperado.

En esta educación no presencial lo que más estamos cuidando es que el docente no sólo tenga las competencias pedagógicas y las competencias técnicas, ya sea en su especialidad y en el manejo de TIC, sino que el docente desarrolle competencias sociales que fortalezcan la relación docente y estudiante; así como el rol del docente como guía y facilitador del aprendizaje, cumpliendo todos los elementos del proceso de enseñanza aprendizaje y garantizando la calidad educativa.

Mi mensaje final para la comunidad universitaria y la sociedad en general sería el de mantenernos unidos en oración para que pronto logremos controlar esta pandemia, cambiar nuestra opinión sobre la educación no presencial, la misma que no reemplaza al docente ni deja de cumplir el proceso enseñanza aprendizaje; solo es una modalidad de estudios para afrontar esta emergencia nacional en la parte educativa. Las TIC no son el fin sino el medio de apoyo para la continuidad del servicio educativo.

Valora este artículo
(1 Voto)

Revisar el reporte de la Organización Mundial de la Salud (OMS), sólo de América, al día 28 de mayo, en la que se tiene56647 de nuevos casos de contagio con el COVID-19 y 2800 muertes en las últimas 24 horas, estos resultados son escalofriantes, lo que representa un aumento del 2% de casos y muertes en comparación al día anterior, de una enfermedad que fue reconocida por primera en Wuhan –China, el 31de diciembre; y que a la fecha han transcurrido un total de 150 días desde su reconocimiento como una enfermedad con alto grado de contagio. Cabe preguntarse ¿Estábamos preparados para enfrentar este tiempo de crisis sanitaria por el contagiodelCOVID-19? Esta crisis que nos encontramos viviendo tiene graves consecuencias en la salud, educación, economía en todos y cada uno de los hogares peruanos.

En la presentación en el Congreso de la República del presidente del Consejo de Ministros, Vicente Zeballos para solicitar el voto de confianza manifestó “estamos en condiciones de afirmar que 30 millones 825591 habitantes en el Perú cuentan con algún seguro de salud; esto es, alcanzamos una cobertura de 94.48% de la población nacional”, si analizamos el número de contagiados con el virus COVID-19, frente al número de atendidos, se evidencia la poca capacidad de respuesta por parte de los servicios de salud por la falta de infraestructura y equipos; y por la falta de personal médico y asistencial para hacer frente a la emergencia sanitaria a 75 días de la declaratoria de emergencia. Existe poca manifestación de confianza en los servicios de salud por parte de los ciudadanos; tal como lo indica una de mis estudiantes al manifestar el tratamiento que ella como hermana mayor les da a sus padres contagiados con Covid-19, estudiante L. Morán(testimonio recogido el 29 de mayo), “...lo estoy pasando mal, porque ellos son diabéticos y se le ha complicado, los estoy tratando acá en casa, en el seguro, temo a que salgan muertos”.

Y que podemos decir de la crisis económica mundial que actualmente se está viviendo, que se ve reflejada en el país y a su vez, reflejada en los hogares peruanos, debido a las miles de personas que dejaron de laborar como consecuencia de que sus centros de trabajo debieron cerrar; y que, además, a muchos de ellos se les hizo un formal despido de sus labores, o se les aplicó la suspensión perfecta –retiro temporal del centro de trabajo-y donde, también los emprendimientos en proceso debieron ser suspendidos, originando grandes pérdidas por las inversiones realizadas de las que jamás verán ganancias y quizá nunca recuperen su capital. La economía de los hogares peruanos están viviendo una grave crisis, actualmente miles de hogares peruanos están pasando crisis económica que está obligando a las familias a reestructurar sus presupuestos y a cambiar sus dietas alimenticias, toda vez que el tiempo de confinamiento en los hogares continúa, muchas familias están viviendo de sus ahorros que mantenían antes del inicio de la pandemia y que cada día están más reducidos o ya no los tienen, así mismo, muchos hogares han sido beneficiado por los bonos familiares, bonos para independientes y se han tenido que financiar también, con el retiro de su CTS y contribuirá a financiar también con el retiro del 25% de su fondo de pensiones de la AFP; y en otros hogares, en los que al menos un miembro de la familia trabaja, financia su presupuesto familiar con sus ingresos por remuneraciones percibidas. Pero, ¿Esa es la realidad que están viviendo todos los hogares peruanos?, es lamentable no poder afirmarlo, debido a que miles de hogares peruanos que no perciben ingresos y no se están viendo beneficiados con los bonos que entrega el Gobierno, debido a que no están en ningún tipo de registro de población, que registre las necesidades económicas o que se encuentra en pobreza o en pobreza extrema.

Es también, parte de las políticas dadas por el Poder Ejecutivo, con la presentación de la Ministra de Economía en sus usuales exposiciones del medio día, del programa Reactiva Perú, orientado a reactivar la economía peruana, habiendo iniciado con un total de 55000 créditos que busca financiar a las micro y pequeñas empresas Mypes, con un desembolso de recursos por el importe de S/5,832 millones, que podrán ser cancelados hasta con 12 meses de gracia, así mismo, la Corporación Financiera de Desarrollo (Cofide), también ha emitido créditos por S/20,897 millones para un total de 66 948 empresas, la Ministra de Economía manifestó que se han garantizado créditos por S/1,367 millones en beneficio de 105 000 empresas, “El Fondo de Apoyo Empresarial con S/800 millones permite afianzar líneas de crédito hasta por S/4,000 millones”, como parte de la normatividad se debió condicionar al sector empresarial la entrega de estos créditos financieros, con la reposición de los trabajadores despedidos y suspendidos a cambio de un crédito financieros a una tasa de interés muy baja y con tiempo de gracia para su pago. La reactivación al sector empresarial se desarrollará en los próximos meses e influirá positivamente en la economía peruana, debido a que se va a reintegrar a sus labores a parte de los trabajadores suspendidos y se empleará miles de nuevos trabajadores, que permitirá mejorar la economía de las familias peruanas.

A pesar de la grave crisis económica que se vive actualmente en el país, ocasionada por la pandemia del COVID-19 –para lo cual nunca estuvimos preparados-y que se ve reflejada en lo miles de contagiados y muertos y que los contagiados aumentan cada día, ocasionada en gran medida por la necesidad de salir a ganarse un dinero que les permita llevar alimentos a la mesa de sus hogares, no podemos desmerecer un reconocimiento al intenso trabajo que hace el Gobierno emitiendo normas, políticas y estrategias orientadas a aplacar la emergencia sanitaria, que resulta inconmensurable de aplicar, en un país en el que se tiene ocho tipos distintos de clima y una gran diversidad multicultural, en el que cada ciudadano tiene sus propias decisiones de cumplir las normas de emergencia a su manera, sin pensar en la salud del otro –su hermano-en la que se resiste a cumplir con las medidas sanitarias indicadas por el Ministerio de Salud para evitar el mayor contagio y lograr minimizar el contagio no sólo en el Perú, sino en todo el mundo; y que después de controlada la emergencia sanitaria todos podamos regresar a nuestras actividades diarias que realizábamos antes de la emergencia con nuevas aptitudes y costumbres . Por ello ¡Quédate en casa!




Guevara Delgado Nelly Alicia
Coordinadora De La Carrera Profesional de Contabilidad
Uladech Católica Filial Tumbes

Valora este artículo
(0 votos)

La ULADECH Católica viene desarrollando sustentaciones para los talleres de tesis y co curriculares a nivel nacional, utilizando para ello herramientas virtuales como el ZOOM, Meet Google y Skype, de acuerdo a la accesibilidad de los miembros del jurado y de los estudiantes.

El estado de emergencia no ha sido motivo para que la universidad prive a los estudiantes la oportunidad de graduarse; es por ello que capacita a sus docentes en el fortalecimiento de las capacidades pedagógicas virtuales e implementa los mecanismos adecuados para permitir a los estudiantes a sustentar sus tesis desde su casa.

La realidad sanitaria que vive el país posibilitó que a través de la Resolución N°0035-2020-CU-ULADECH Católica, se apruebe las sustentaciones de trabajos de investigación y tesis para la obtención del grado académico y título profesional se realicen en forma online.

La Mstra. Karla Tamayo Ly, Coordinadora de Investigación (COI), indicó que los primeros estudiantes que sustentaron sus tesis para obtener el título profesional fueron de la Carrera Profesional de Ingeniería de Sistemas; sin embargo, actualmente todos los estudiantes hacen uso de las plataformas online para la ejecución de prebanca y sustentaciones de sus trabajos de investigación.

"El desafío actual de los docentes, a raíz de esta pandemia a nivel mundial, es aprovechar los medios disponibles para mejorar la experiencia en los aprendizajes de los estudiantes; para lo cual debemos capacitarnos continuamente en el uso de herramientas digitales en el desarrollo del proceso educativo" finalizó diciendo la Mstra. Tamayo Ly.

Los miembros del jurado de investigación están conformados por docentes de cada carrera profesional en la sede central y filiales, lo cual han tenido que adaptarse a esta nueva modalidad de sustentaciones, teniendo siempre el apoyo de la Especialista de Investigación de la COI.

Valora este artículo
(0 votos)

Los seres humanos somos sociables por naturaleza y estamos en constante interacción. Sin embargo, el estar rodeado de gente se ha vuelto un peligro para nuestra salud, actualmente, estamos obligados a vivir un nuevo modelo llamado aislamiento social.

Son momentos difíciles a nivel social, laboral, económico, y en nuestras vivencias internas, generando mucho estrés, tristeza al ver morir a un ser querido o a un amigo, incertidumbre y a veces miedo, siendo casi inevitable que no nos afecte esta situación de alguna u otra manera.

Nuestros comportamientos individuales y grupales hoy demuestran lo que hemos cultivado por nuestros aprendizajes y cultura, asumiendo conductas de riesgo, como el uso inadecuado de las redes sociales, cuando no tenemos una información confiable, cuando tenemos hábitos no saludables que se resisten al cambio, las conductas de oposición a la autoridad, conductas de exceso de confianza por resistencia, y otras conductas “criollas” que generan riesgos y nos exponen al virus.

Somos conscientes que lo vivido y también lo que experimentaremos a largo plazo traerán consigo problemas psicológicos, como ansiedad y depresión, producidos por no poder salir de casa, no saber cual es nuestra expectativa de vida, si las actividades que realizaba las voy a volver a realizar con normalidad, o se pueden dan reactivaciones de algunos problemas psicológicos que hemos tenido, como por ejemplo violencia familiar.

Cada uno de nosotros lo estamos asumiendo de diferente manera, si afecta nuestro bienestar emocional, si perturba el quehacer diario, si altera la conducta, cuáles son nuestros pensamientos respecto a la pandemia, y lo que puede generar, o asumiendo respuestas negativas en la vida diaria.

Ante las consecuencias psicológicas producidas por la pandemia siempre prevalece el bienestar del ser humano, muchos hemos empezado a adaptarnos a esta situación de crisis, mantenemos una adecuada alimentación y vida saludable, con actividades que podamos desarrollar como un hobby, deporte, descanso, entre otras; esto da confianza y seguridad de que vamos a tener una mayor posibilidad de salir triunfante de esta pandemia.

En el caso de las familias, si un integrante asume la carga emocional de las vivencias de los otros, se estresa y observa directamente con ansiedad lo sucedido en nuestro país, puede transferir a sus hijos esos temores, frustraciones, angustias, pudiendo ellos también asumir estos aspectos emocionales negativos. Siendo necesario y prudente trasladar emociones positivas y alentadoras a nuestros hijos.

Otro cambio sustancial que estamos viviendo son las nuevas estrategias educativas generan para el estudiante, el docente o los padres de familia un proceso de adaptación, a veces de incertidumbre, temor a lo desconocido, producido por el aislamiento social. En nuestro país es reducida la población que tiene acceso y manejo de la tecnología, en el caso de los estudiantes, existen factores que aumentan la carga emocional, como la presión por las calificaciones, las restricciones de tiempo de cada actividad virtual, así como no tener las interacciones que tenían en aula, o compartir con los amigos.

Los docentes también han modificado sus estrategias educativas para que se adecuen a las capacidades del estudiante. Debemos ser mas tolerantes, empáticos para evitar sobrecarga en las actividades académicas y evitar los factores estresantes y de frustración. Los padres también están asumiendo un rol en esta nueva estrategia educativa ya que deben ayudar a sus hijos a adaptarse a este nuevo concepto de educación virtual.

En este momento de pausa, se nos abre una oportunidad para reflexionar y dedicar tiempo a nuestra salud mental. Invertir parte de este tiempo en nosotros es un regalo que nos podemos dar, es momento de cambiar esos malos hábitos por nuevos hábitos que nos ayuden a mejorar nuestra salud y estilo de vida, los cambios de estilos de vida de las familias, el cómo manejar los cambios emocionales.

“Usa tu energía para crear no para preocuparte, usa tus pensamientos para creer no para dudar, usa tus emociones para atraer no para alejar, usa tu vida para gozar no para sufrir”. (anónimo)

 


Ps. Susana Velásquez Temoche
Coordinadora de la Carrera Profesional de Psicología
ULADECH Católica – filial Piura

Nuestras Filiales en el Mapa

Mantente en Contacto

Universidad Católica los Ángeles de Chimbote

  • Dirección: Jr. Tumbes 247 - Casco Urbano, Chimbote - Perú | Tel: (043) 34-3444
  • Email:
  • Defensoría Universitaría: 080010194

Puedes escribirnos haciendo Clic Aquí.

Red de Blogs Uladech Católica

Top
Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web. Al continuar utilizando este sitio web, usted está dando su consentimiento a las cookies que se utiliza. Más detalles...