VIERNES SANTO

Valora este artículo
(0 votos)

La Cruz de Cristo es amor, no es una derrota

En la experiencia de la Semana Santa vivimos la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo. Hoy, viernes santo, Cristo ha sufrido el drama más atroz que puede experimentar un ser humano, la humillación, la injusticia, el desprecio y la traición. Ha sido llevado al matadero y colgado en una cruz como un criminal.

La cruz, que para algunos significa un locura o necedad, sin embargo, para los cristianos es el cumplimiento definitivo de la revelación y de la historia de la salvación. Es la expresión del amor más sublime que se haya expresado a lo largo de la historia porque Dios se ha dado a sí mismo para salvarnos. El peso de la cruz, nos libera de todos nuestros pesos.

A veces nos escandalizamos porque fuiste vendido y traicionado, nos indigna que hayas sido colgado en el crucifijo por tu propia gente y tus seres queridos, sin embargo, esas escenas hoy se repiten, lo vemos en nuestras cotidianas traiciones y nuestras frecuentes infidelidades. Al ver tu rostro golpeado, escupido, desfigurado, vemos, y esperamos reconocer, la brutalidad de nuestros pecados.

Tu presencia agonizante nos conmueve y en la crueldad de tu Pasión, vemos la crueldad de nuestro corazón y de nuestras acciones. Al sentirte abandonado vemos el abandono de la familia, la sociedad, palpamos el abandono de los que necesitan y sufren la ausencia de amor y la falta de atención y solidaridad.

En tu cuerpo sacrificado, vemos las heridas sangrantes y putrefactas de los cuerpos de nuestros hermanos abandonados en las calles, desfigurados por nuestra negligencia y golpeados por la indiferencia.

Señor haznos entender que el dolor es parte de la vida, no se trata de ser masoquista sino de saber sufrir, que nuestro sufrimiento y dolor lo asociemos a tu dolor y sufrimiento porque tu si sabes entenderlo, porque lo has padecido y sigues padeciendo cada vez que miramos al otro no como hermano sino como competidor.

Enséñanos a comprender que la cruz es el camino de la redención, qué el viernes santo es el camino hacia la luz, que no hay resurrección sin cruz. Enséñanos a no tener miedo al dolor sino a afrontarlo con serenidad y esperanza.

Señor, sabemos que tu no nos olvidas jamás y no te cansas de perdonarnos y de abrazarnos con infinita misericordia. Más aun desde la cruz, ya agonizando, lejos de quejarte y culpar a tus agresores, haces brotar de tus labios palabras cargadas de compasión y misericordia. «Padre perdónales porque no saben lo que hacen».Jesucristo, danos un corazón de carne que sepa amar y perdonar y enséñanos a no cansarnos nunca de pedir perdón y de confiar en tu misericordia, porque tú eres un Padre con entrañas de misericordia.

 

 


Dr. Pbro. Juan Roger Rodríguez
Asesor Rectorado
ULADECH Católica

Visto 77 veces

Nuestras Filiales en el Mapa

Mantente en Contacto

Universidad Católica los Ángeles de Chimbote

  • Dirección: Jr. Tumbes 247 - Casco Urbano, Chimbote - Perú | Tel: (043) 34-3444
  • Email:
  • Defensoría Universitaría: 080010194

Puedes escribirnos haciendo Clic Aquí.

Red de Blogs Uladech Católica

Top
Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web. Al continuar utilizando este sitio web, usted está dando su consentimiento a las cookies que se utiliza. Más detalles...