Un momento de recogimiento y reflexión tuvo la comunidad universitaria de la ULADECH Católica en la misa de Semana Santa oficiada por el Gran Canciller, Monseñor Ángel Francisco Simón Piorno.

En la misa realizada en el Centro de Convenciones estuvo presente el Rector, Dr. Julio Domínguez Granda, la Vicerrectora de Investigación, Dra. Magaly Quiñones Negrete, la Vicerrectora Académica, Dra.Carmen Gorritti Siappo, directores de las escuelas profesionales, docentes y personal administrativo  de la sede central de nuestra universidad.

En su mensaje de reflexión el Obispo Simón Piorno hizo referencia a la traición de Judas y a la fidelidad de Pedro a Jesús, quien mereció la oportunidad de Dios como se la da a todos los que creen en Él.

"Hemos sido salvados por el hijo de Dios, cooperemos en la salvación del mundo amándonos como Jesús nos amó", agregó. Por su parte el Padre Giovanni Sabogal Osorio que concelebró el oficio religioso nos invitó a ser santos porque
"no basta ser buenos para ganar el cielo, es difícil, pero estamos llamados a serlo".

La celebración eucarística también se realizó en todas las filiales a nivel nacional que estuvo presidida por el capellán de cada filial; de igual forma, se realizó liturgia a todos los estudiantes de las carreras profesionales que ofrece el  Servicio de Pastoral y Espiritualidad (SPES) de la ULADECH Católica.    

Jesús nos invita a recibirle como Rey de Paz en el Domingo de Ramos Santo Evangelio de San Lucas 19, 29-44 Dicho esto, caminaba delante de ellos subiendo a Jerusalén. Cuando ya estaba cerca de Betfagé y Betania, junto al Monte llamado de los Olivos, envió a dos discípulos diciendo: "Id a la aldea de enfrente. Al entrar, encontraréis un borriquillo atado sobre el que nadie ha montado todavía.

Desatadlo y traedlo. Si alguno os pregunta por qué lo desatáis, le diréis así: "El Señor lo necesita". Los enviados fueron y lo encontraron tal como les había dicho. Mientras desataban el borriquillo, sus dueños les dijeron: "¿Por qué desatáis al borriquillo?". Ellos replicaron: "El Señor lo necesita". Y lo llevaron a Jesús. Y echando sus mantos sobre el borriquillo, montaron a Jesús. Mientras Él avanzaba, extendían sus mantos por el camino. Cerca ya de la bajada del Monte de los Olivos, toda la multitud de los discípulos, llenos de alegría, comenzó a alabar a Dios a grandes voces por todos los prodigios que habían visto, exclamando: "¡Bendito el Rey que viene en nombre del Señor! ¡Paz en el cielo y gloria en las alturas!". Algunos fariseos de entre la multitud le dijeron: "¡Maestro, reprende a tus discípulos!". Él respondió: "Les digo que si éstos callan, gritarán las piedras". Al acercarse y ver la ciudad, lloró sobre ella diciendo: "Si supieras también tú en este día lo que te lleva a la paz... Pero ahora está oculto a tus ojos, porque vendrán días sobre ti en que tus enemigos te rodearán de un vallado, te cercarán y te estrecharán por todas partes, y te aplastarán contra el suelo, a ti y a tus hijos que estén dentro de ti. Y no dejarán en ti piedra sobre piedra, porque no has conocido el tiempo  de la visita que se te ha hecho.

Con el Domingo de Ramos se inicia la Semana Santa en la Iglesia Católica, y en la mayoría de confesiones cristianas. Jesús se manifiesta como un Rey de Paz, porque entra a Jerusalén montado en burrico, y no en caballo (animal utilizado antiguamente para los combates, de ahí la palabra caballería, utilizada en el lenguaje bélico). Con este gesto, Jesús nos enseña que su reino no es un reino de conquista y destrucción, sino un reino de paz de reconstrucción de las relaciones humanas quebrantadas por el pecado del hombre. Hoy que vivimos en amenazas constantes de guerras, de levantamientos de pueblos que no están de acuerdo con sus gobiernos, y otros signos que restan en vez de sumar, para un desarrollo humano digno y pacífico, necesitamos aprender de Jesús, ser un transmisor de paz.

Jesús ha dicho mi paz les doy, mi paz les dejo. La paz de Jesús, no es solamente una paz externa, sino es la paz del corazón, del interior del ser humano; pero cómo tener paz en el corazón cuando aún no hemos hecho la paz o las “paces” con Dios y con el prójimo enemistado. Por ello necesitamos reconciliarnos con Dios, hacer la paz con Dios, para tener paz en el corazón; pero antes de esa enmienda con Dios, necesitamos reconliarnos entre nosotros. El ser humano es capaz de trascender a su pasado de dolor y a su propio yo, a través de la apertura a los demás, especialmente cuando es capaz de reconstruir las relaciones interpersonales, como Jesús que miró a Pedro y le perdonó, devolviéndole la paz; o al mismísimo Judas, de quien se dejó besar, pero éste rechazó la paz de Jesús...

Que en esta semana santa reflexionemos, si tenemos paz en el corazón, en la conciencia, en el alma; y si nos damos cuenta que estamos vacíos de la Paz de Dios, hagamos el intenteto, tratemos de perdonarnos, ofrecer el perdón a quien hemos ofendido o recibirlo de la persona ofendida..., o al menos rezar por nuestros “enemigos” como pide Jesús..., será un buen paso para recibir la Paz de Jesús, en el Sacramento de la Confesión, y luego el Rey de Paz que ya no entra en una ciudad comoel Domingo de Ramos de hace dosmil años, sino, vendrá a nosotros a través del prójimo, de la vida por nacer, del perdón, del pobre y de la Santa Eucaristía, para darnos su paz, su amor infinito y misericordioso...

Felices fiestas de Pascua a toda la familia de ULADECH Católica, de la mano de María Reina de la Paz.

 


Pbro. Dr. Segundo Artidoro Díaz Flores
Director de la Escuela Profesional de Educación
ULADECH Católica

“Gloria a Dios en lo más alto del cielo y en la tierra paz a los hombres” (Lc 2,14). Son las palabras y alabanzas de la multitud de seres celestiales ante la llegada del Salvador. No sólo se conmueve la naturaleza, sino también los coros celestiales, los ángeles, los querubines, los arcángeles y todo el cielo ante la llegada del Redentor. Nuestra existencia debe estar eternamente agradecida a Dios, por brindarnos la vida, su amor y de su generosidad de compartir su vida con nosotros.

Jesús ha venido a traer gozo, regocijo, paz a todos los hombres, a la humanidad y a toda la creación como lo expresan los seres celestiales. Seamos constructores y evangelizadores de la paz a semejanza de Cristo, luz del mundo entero.
El Pbro. Giovanni Sabogal Osorio, Capellán de la universidad nos comenta que la navidad es ante todo el nacimiento del niño Jesús, en el portal de Belén, que quiere nacer en nuestros corazones. Este tiempo es un tiempo de gozo, de alegría. Por ello, el cielo canta y desborda de alabanza ante el nacimiento del Hijo amado de Dios Padre. Cómo no preparar nuestros corazones, nuestras vidas para que Dios Hijo no sólo nazca en un pesebre, junto a los animalitos de Dios Padre, sino en nuestra sociedad, en nuestras familias y en nuestra amada universidad ULADECH Católica.

“Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo” (Lc 1,28), son las palabras del ángel Gabriel a la Madre de Jesús. Que dicha tan grande para la virgen María, ella es la favorecida, la amada, la bienaventurada, la elegida, la llena de gracia, la dichosa de ser la Madre de Cristo, nuestro hermano y Señor. Estas mismas palabras deben resonar siempre en nuestra existencia. Como no conmovernos ante las palabras del ángel Gabriel y de llenarnos de gozo ante el nacimiento de Jesucristo.

Seamos dóciles a las palabras de ángel, de la llegada de Jesús, y respondamos como la Virgen: “Yo soy la servidora del Señor, hágase en mí tal como has dicho” (Lc 1,38). Ante su presencia, ante su nacimiento, sirvamos como María, con humildad en la viña del Señor.

 


¡Feliz Navidad ULADECH Católica!
Pbro. Giovanni Sabogal Osorio
Capellán
ULADECH Católica

Fiel a la devoción a su santo patrón, la comunidad universitaria de ULADECH Católica participó de la misa en homenaje al Señor de los Milagros realizado en su parroquia.

A la celebración eucarística asistió el Rector Dr. Julio Domínguez Granda, la Vicerrectora Académica Dra. Carmen Gorriti Siappo, la Vicerrectora de Investigación Dra. Yolanda Rodríguez Núñez, Decanos de facultades, Directores de escuelas profesionales, docentes, administrativos y estudiantes.

La misa fue oficiada por el Padre Giovanni Sabogal Osorio, capellán de nuestra universidad, concelebrada con el Padre Julio Asián Sparrow, párroco de la parroquia mencionada. El mensaje cristiano en la misa estuvo referido al pasaje de la oración de Jesús en el jardín de Getsemani a donde llegó con sus discípulos y les pide orar permanentemente.

"Dios nos invita a orar. La oración es la comunicación armoniosa con Dios Padre, es la comunicación del corazón del hombre con Dios y tenemos que orar siempre con él porque Dios es nuestra fortaleza" reflexionó el Padre Sabogal Osorio.

Finalmente, todos los asistentes de la comunidad universitaria de ULADECH Católica y otros fieles devotos del Señor de Los Milagros, tributaron fuertes aplausos al Cristo morado.

Nuestras Filiales en el Mapa

Mantente en Contacto

Universidad Católica los Ángeles de Chimbote

  • Dirección: Jr. Tumbes 247 - Casco Urbano, Chimbote - Perú | Tel: (043) 34-3444
  • Email:
  • Defensoría Universitaría: 080010194

Puedes escribirnos haciendo Clic Aquí.

Red de Blogs Uladech Católica

Top
Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web. Al continuar utilizando este sitio web, usted está dando su consentimiento a las cookies que se utiliza. Más detalles...